Agosto de 2002 - Año No. 1 - Edición No. 1

 

 

Contenido

 

 

INICIO
EDITORIAL
Glifosato Vs. Parques naturales
OPINIÓN
 
POLÍTICA
¿El pueblo cubano está preparado para un cambio político?
ECONOMÍA
Globalización y neoliberalismo: señuelos de la modernidad para los países subdesarrollados.
JURÍDICA
Contratos del comercio electrónico y teoría de conjuntos contractuales

FILOSOFÍA

El Utilitarismo, una incoherencia a medias
El compromiso moral
CIUDAD OCULTA
Presentación
El taxista barranquillero
Barranquilla. Un caso de baja autoestima
Mi lindo Quito
 
QUIÉNES SOMOS
MISIÓN
VISIÓN
REGLAMENTO DE PUBLICACIONES
 
PUBLICAR
EDICIONES ANTERIORES
EVENTOS
 
CONTACTO

 

EDITORIAL

 

¿PORQUÉ DEBEMOS EXPRESARNOS LOS JÓVENES COLOMBIANOS?

Álvaro Mario Yepes Cáez
Estudiante de Derecho. Universidad del Norte. Jefe del área Jurídico revista publiEnsayos. Barranquilla - Colombia.
 

La renovación ideológica que Colombia está buscando, necesariamente depende de la exteriorización que de nuestros pensamientos hagamos los jóvenes, quienes conformaremos el futuro de este hermoso país.

El problema de la apatía del joven para escribir, sin duda está dado por la unión de varios factores que son mortales para esta clase de proceso: por un lado, el facilismo característico de cualquier adolescente, ya que preferimos utilizar para nuestras actividades algo que ya otro hizo o que otro nos hace; y por otra parte, la ineficacia de las instituciones educativas, en sus estrategias para atraer a los jóvenes y persuadirlos de la importancia de expresarse, lo que genera el primero de los factores.

El primero de los factores, nos lleva a una pereza mental, a un estado en que pasamos desapercibidos y que nos mantendrá de esa forma si nunca llegamos a tomar conciencia, las situaciones y los hechos cotidianos que directamente nos atañen, nos dan lo mismo, es igual si ocurren o no, porque nunca nos damos por enterados y si así fuese, nos hacemos los de la vista gorda. El segundo factor, tiene su cimiento, a mi parecer, en un aspecto meramente estructural, que viene dado desde siempre, que podríamos decir, que es inherente a la calidad y nivel de enseñanza educativa. Nuestras universidades, pero mas aún los colegios, han querido de vieja data, imponer a sus estudiantes el hábito de la lectura, y de la escritura, obligándonos a leernos una cantidad de libros, -que en su mayoría son de autores desconocidos, con un lenguaje complicado y que muy rara vez entendemos- y a escribir una cantidad de ensayos, comentarios, etc. que pareciera quitarnos todo el tiempo que planeamos invertir en otras actividades.

Al referirme a este segundo factor, no quiero significar, ni tampoco es mi intención, que las instituciones educativas eliminen la lectura y la escritura, por el contrario, lo que busco es que creen estrategias para que los estudiantes comprendamos la necesidad de leer y escribir, y no que tengamos que hacerlo.

Una forma de ejecutar esta idea, puede ser mediante el uso de la tecnología y sus avances -muchas veces criticada por los que enseñan-, ya que actualmente los jóvenes vivimos más tiempo pendientes de ella que de otras cosas. El uso de la autopista de la información (internet), debe ser una herramienta de acercamiento a la población juvenil, y no un artefacto de alejamiento. Todos los avances que tenemos actualmente, son útiles para poner en contacto al joven con el mundo, y es por medio de ellos que se les debe incentivar a expresar sus ideas y pensamientos.

La comunicación de nuestros sueños, ideas, sentimientos a otras personas, nos sirve en muchas maneras:

o        es necesaria para desahogarnos,

o        para hacerle saber a ese alguien como nos sentimos y como nos hace sentir,

o        nos damos a conocer,

o        puede ser el inicio de nuevas relaciones.

Debemos entonces, inculcar a los jóvenes desde que son niños, los hábitos de la lectura y la escritura, para que cuando sean mayores, inyecten diariamente de nuevas ideas y enriquezcan tanto su propia existencia como el constante debate de la vida.

Luego de haber expuesto estas sencillas ideas, estoy totalmente seguro que para los colombianos, es importante que sus interpretaciones de la vida, de la situación del país y del mundo sean tenidas en cuenta, pero no bajo un modelo que los fuerza a razonar y los limita en lo que deben pensar y sobre que deben opinar, sino bajo una amplitud de mentalidad, con parámetros sí, pero no con límites, y con un estímulo o motivación que nos haga sentir que nuestra cosmovisión es interesante, útil, pero sobre todo ÚNICA. ە

 

 

      Ir a  Ediciones anteriores

 

Suscríbete a publiensayos

Actualizado el: 26 de noviembre de 2005

Revista Publiensayos copyright © 2002-2005. DERECHOS RESERVADOS. Diseño del logotipo: ARTE DIGITAL.

Se observa mejor con I.E. 5.0 de resoluciones 800X600. Escríbale al WEBMASTER